Educando al perro

Lo primero que se debe tomar conciencia es que es un ser vivo y no un juguete. Algunos consejos prácticos, en esta primera entrega.

Educando al perro

El dueño tiene que dedicar a su perro de 15 a 20 minutos por día, como mínimo.

jueves, 19 de julio de 2012

El perro está todo el día observando a la gente, llegando a entender nuestro lenguaje por sonidos.

“El adiestramiento mejora la comunicación entre el amo y el perro porque se aprende a manejar el mismo lenguaje. Hay cosas que las va a hacer por repetición. La recompensa no debe ser siempre la comida; puede ser un juguete o un cariño. Estimulándolo se logra el reflejo condicionado” así explica Sergio Rodríguez, adiestrador de perros. “Hay que separar el adiestramiento de la educación canina, que es el comportamiento dentro de la casa. La gente me llama porque el perro hace daño, eso es otra cosa. Uno puede enseñarle a sentarse, a echarse por ejemplo, pero seguirá destrozando la casa. Es como si a un niño le enseñás a leer y escribir pero su conducta es caótica. Voy a domicilio y le aclaro que lo primero que tiene que hacer el dueño, es dedicarle 15 a 20 minutos por día para atender a su perro. No tiene sentido adiestrarlo si después no se le da la atención necesaria”.

Perros con problemas de conducta

¿Cómo se educa a un perro?

No hay una receta para todos los perros, eso depende de la raza y del trato que se le da al animal. Por lo general, la gente no sabe cómo educar y comete errores. Se deben establecer las jerarquías de entrada. La impronta es hasta los 3 meses. Hasta esa edad se debe estimular para que sea lo más sociable posible. En el caso de los perros agresivos, son a quienes más se debe procurar para que estén con gente. La agresividad no está relacionada con el tamaño del animal. Un ejemplo de esto es el caniche. Muerden, aunque no se puede comparar su mordida con la de un pitbull o el rottweiler. Todos estos, son perros de carácter.

¿Cómo se adiestra a un perro?

“Cuando uno quiere comunicarse con el perro, es ahí donde se necesita un adiestrador. Se realiza con voces de mando y señas para que aprenda por los ojos y los oídos, con refuerzos positivos”, señala Marcelo Tello, adiestrador canino, instructor nacional de perros de seguridad y fuerzas armadas, bi campeón de adiestramiento regional C.A.B. “La recompensa es con el mismo alimento balanceado. Se le puede dar un solo granito porque lo digiere rápido y vuelve a concentrarse. No se pierde continuidad. Hay que tomarse el tiempo para enseñarle, como a los hijos. Hay que mostrarle lo que es el mundo, estimularlo.

El perro tiene inteligencia. No va a resolver una ecuación pero sabe cómo saltear un obstáculo para lograr su objetivo.

Los perros no se adiestran con idiomas sino con un sonido musical o fonética y señas. Se buscan palabras que prácticamente son universales. Por ejemplo: seat para sentarse; junto para que camine; down para se eche al piso; parado para que se quede en 4 patas o bien puede quedarse sentado, depende para qué rubro se lo está adiestrando. Venga junto para que acuda al llamado: para esa orden la mano izquierda va estirada a la altura del hombro. El perro ingresa por el lado derecho y permanece al costado izquierdo del guía. Ésta es la posición inicial.

Refuerzos positivos y negativos

Una voz de estímulo es “muy bien” y la voz de reto o llamado de atención: “foit”.

Las voces de mando tienen que ser cortas y de rápido aprendizaje en el perro. Los refuerzos positivos son los que le producen placer, por lo tanto el perro repite el ejercicio. Un refuerzo negativo es todo lo contrario. Por ejemplo un tirón con la correa acompañado de la palabra foit, o el uso del diario sin producir daño, acompañado también por una voz comando, que produce un reflejo condicionado.

Jamás se le debe hacer daño sino educarlo. Nunca se le debe pegar al perro. Si no, lo que se consigue es que el can esté a la defensiva y concentrado en que no le produzcan dolor.

Quién contrata un adiestrador

“El adiestramiento es para que el dueño aprenda a manejar a su perro”, explica Sergio Rodríguez.

“La lealtad de un perro no la encontrás en un arma. Lo convertís en un ángel de la guarda, un guardaespaldas o un arma legal. Donde patrulla el efectivo con el perro, la estadística delictiva baja”, resalta el adiestrador Marcelo Tello.” El perro, a diferencia de las armas, ejerce una acción psicológica por sobre el hombre. En su instinto, es cazador por lo que a la orden comando de ataque, va a seguir a la presa hasta alcanzarla, aunque ésta gire en la esquina, ventaja por encima de un arma de fuego”.

¿Hay perros mejores que otros?

El adiestrador Tello explica: “Hay perros más predispuestos que otros para aprender distintas cosas. El ovejero alemán es muy predispuesto al trabajo y es más amo dependiente. Es una de las razas más buscadas y con mayor demanda. Además es la más regulada en el mundo.

El labrador también es un perro de trabajo, con una tendencia a tomar cosas con el hocico y a tocar, por eso se lo toma para personas con capacidades diferentes.

El pointer inglés como el Bully o Bullie, y el braco alemán, son especialistas en olores para rastrear drogas.

Si uno busca un perro para adiestramiento hay que elegir al que sea más comilón, más goloso y más hiperactivo. Si uno procura un perro de compañía, hay que considerar al que se lo da vuelta y se queda quieto, lo que demuestra sumisión.

Por lo general la hembra transmite el carácter y el macho la contextura física. El criador de cada raza sabe lo que transmite en sus cachorros. Sólo se debe comprar en un criadero responsable.” Judith Betina Scheyer- Especial para Estilo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s